null

Cómo empezar una rutina de cuidados de la piel

Getting_Started_On_A_Skin_Care_Routine-1
1. Limpiador

Los jabones de uso diario pueden ser agresivos e irritantes, así que elige un limpiador suave que se adapte a tu tipo de piel. Busca uno que mantenga el equilibrio normal del pH de tu piel y no dañe la barrera protectora natural. Todos los limpiadores Cetaphil han demostrado clínicamente que mantienen el pH y la hidratación natural de la piel, por lo que son ideales para pieles sensibles. Si tienes la piel grasa, busca un limpiador especialmente diseñado para no obstruir los poros (no comedogénico) y que regule el sebo, como Cetaphil Pro Oil Control Espuma Limpiadora


Limpia tu rostro dos veces al día (por la mañana y por la noche) y, después de la limpieza, seca tu piel suavemente evitando frotarla y así causar irritación.

Getting_Started_On_A_Skin_Care_Routine-2
2. Crema hidratante de día

Si tienes la piel seca, aplícate la crema hidratante para aportar lo que tu piel necesita. Esto ayudará a mantener la humedad y tu piel suave y tersa. Puede que pienses que la piel grasa no necesita una crema hidratante, pero incluso si notas que tienes un exceso de grasa, tienes que hidratarte; hasta la piel visiblemente grasa puede carecer de humedad. Eso sí, asegúrate de utilizar una crema hidratante no comedogénica y que no aporte brillo para no obstruir los poros. 


Utilizar una crema hidratante diaria con Fotoprotector solar (FPS) es una forma estupenda de garantizar la protección solar. Un factor FPS 30 es el valor mínimo para una protección diaria adecuada1.

3. Protector solar

El protector solar no es solo para los días de calor. Utilizar un protector solar con regularidad puede ayudar a protegerte de los radicales libres inducidos por la radiación UV, que pueden causar daños y envejecimiento de la piel. Aunque FPS 30 es el valor mínimo que necesitas para una protección diaria, los protectores solares que tienen un FPS de 50 ofrecen una mayor protección. 


Elige un producto con protección UV de amplio espectro para protegerte tanto de los rayos UVA (que provocan el envejecimiento) como de los UVB (que causan quemaduras solares)1. Y recuerda que, aunque la resistencia al agua ayuda a garantizar que tu protector solar no se desprenda (o se pierda por el sudor), la exposición prolongada al sol requiere una segunda dosis de protector solar.

4. Crema hidratante de noche

Utilizar una crema hidratante antes de irte a la cama te ayuda a mantener la piel hidratada durante la noche y te dejará la piel suave para empezar bien el día. La crema hidratante de noche ayuda a que tu piel pueda tener una regeneración celular mientras disfrutas del descanso. Una crema de noche nutritiva como Cetaphil Hidratante Facial de Noche protege la piel de la sequedad durante toda la noche.

Getting_Started_On_A_Skin_Care_Routine-3
5. Cuidado de los ojos

No olvides tratar el contorno de los ojos en tu rutina de cuidados de la piel. La piel del contorno de los ojos es delicada y más fina que el resto, y utilizar un gel o una crema para los ojos antes de acostarse ayuda a hidratar, iluminar y suavizar esa zona.

6. No te olvides del cuerpo

Aunque la cara sea en lo que más te fijas cuando te miras al espejo, intenta no descuidar tu cuerpo. Como estamos cubiertos la mayor parte del día es fácil olvidarnos de zonas como el cuello, torso y piernas, pero estas zonas también pueden resecarse e irritarse. 


Utiliza un gel corporal suave, y acostúmbrate a hidratarte inmediatamente después de salir de la ducha o del baño con nuestra gama Cetaphil.



1 http://www.skincancer.org/prevention/uva-and-uvb

null