Artículos sobre la salud de la piel

Cómo realizar una rutina de cuidados de la piel

Guía de rutina facial diaria

Tener una piel saludable te ayuda a verte y sentirte mejor, y una rutina inteligente de cuidados de la piel es imprescindible para un cutis impecable y radiante. A pesar de la aparente variedad ilimitada de productos para el rostro, una rutina saludable para el cuidado de la piel no tiene por qué ser complicada. A continuación, encontrarás los elementos básicos para cuidar la piel:

Limpiadores

Algunos limpiadores para el rostro de uso diario pueden llegar a irritar tu piel, así que para lavarte esta parte del cuerpo te recomendamos elegir un limpiador que se ajuste a tu tipo de piel. Busca un pan dermolimpiador para el rostro, preferiblemente que sea libre de jabón, que respete el equilibrio normal del pH de tu piel y que no alteren sus barreras protectoras naturales. Cetaphil® Pan Dermatológico es ideal para esto. 
En caso de que tengas piel grasa, elige uno diseñado especialmente para que no obstruya los poros (no comedogénico) y que regule el sebo o grasa y brillo en tu piel. Prueba Cetaphil® PRO Oil Control Espuma Limpiadora si tienes este tipo de piel.
Limita la limpieza facial a dos veces al día (rutina de mañana y de noche), y después de limpiar el rostro asegúrate de secarte con suaves palmaditas. Evita frotarte la cara con la toalla para asegurar que no generas irritación.

Hidratantes de día

Si tienes piel seca, aplica la hidratante mientras la piel todavía está húmeda después del baño. Esto ayuda a mantener la humedad y mantener tu piel suave y lisa. 
Tal vez pienses que al tener la piel grasa no hace falta aplicar un hidratante, pero debes utilizarlo incluso si notas que tienes grasa en exceso, pues este tipo de piel puede tener una insuficiencia de agua. Solo asegúrate de usar una fórmula no comedogénica, es decir, especialmente diseñada para no obstruir los poros. Por eso te invitamos a probar Cetaphil® PRO Oil Control Hidratante con SPF.
Usar un hidratante con factor de protección solar (SPF) es una buena manera de asegurarte de que estás protegido frente a los rayos del sol. El SPF 15 es el valor mínimo para una protección diaria adecuada.1

Protector solar

El protector solar no es solo para los días de verano. Usar protector solar habitualmente te ayuda a protegerte contra los rayos UV, que pueden causar daños y envejecimiento en la piel. Aunque el SPF 15 es el valor mínimo que necesitas para tu protección diaria, los protectores solares con un SPF de 30 (o superior) ofrecen aún más protección, y son la opción más inteligente cuando estás bajo el sol.
Cómo cuidarte la piel incluye asegurarte de usar un producto con protección UV de amplio espectro para protegerte tanto de los rayos UVA (que causan envejecimiento) como de los rayos UVB (que causan quemaduras de sol).1 Y recuerda: aunque la resistencia al agua ayuda a garantizar que el protector solar no se elimine con el agua o el sudor, la exposición prolongada al sol requiere varias aplicaciones, así que sigue las instrucciones de la etiqueta.

Hidratante de noche

Usar un hidratante antes de acostarse ayuda a mantener la piel hidratada durante la noche, y hará que tu piel se sienta equilibrada y suave cuando sea hora de empezar el nuevo día. Usar un hidratante de noche te ayuda a aprovechar los mecanismos naturales de renovación de tu piel, que se activan durante la noche. Una crema nutritiva como Cetaphil® Crema Facial Hidratante de Noche con ácido hialurónico te protegerá de la sequedad.

Cuidado de los ojos

No olvides incluir tus ojos en tu rutina de cuidado de la piel. La piel que rodea esta parte es delicada y más delgada que el resto de tu piel, usar un gel o una crema para el contorno de los ojos antes de acostarte puede ayudarte a hidratarla, iluminarla y suavizarla, además de contribuir a prevenir ojeras.

No te olvides de tu cuerpo

Puede que cuando te mires al espejo te centres sobre todo en el cuidado del rostro, pero no debes descuidar tu cuerpo. Tener cubiertas estas zonas la mayor parte del día hace que no le demos prioridad a la piel de brazos, piernas, espalda y tronco, pero lo cierto es que la piel aquí también se puede resecar e irritar.
Asegúrate de usar un jabón líquido suave para el cuerpo, y acostúmbrate a hidratarte justo después de darte un baño. Prueba nuestra línea de hidratantes corporales: Cetaphil® Crema Hidratante, Cetaphil® Emulsión Hidratante y elige la textura que más te guste.
 

Referencias:

1. http://www.skincancer.org/prevention/uva-and-uvb